APLICACIONES

La oxidación es inevitable

Vivir en una atmósfera rica en oxígeno, para poder respirar, obliga a los seres vivos a dotarse de mecanismos que les permitan neutralizar los radicales libres; moléculas oxidadas inestables, que han perdido uno o los dos electrones de su orbital externo, y que se hallan dispuestas a robarlos de las moléculas vecinas que constituyen los órganos y tejidos nobles del organismo (proteínas, hidratos de carbono, ácidos grasos, DNA,…), que ven así trastornada su función.

 

La edad es un factor de vulnerabilidad

La genética, el estilo de vida y el tipo de alimentación influyen intensamente en estos mecanismos de protección, favoreciendo la salud o la enfermedad. Algunos de ellos se ralentizan en el progreso hacia la senectud, haciendo que este colectivo sea más vulnerable.

 

Mecanismos de protección

La inflamación asociada a enfermedades crónicas oculares como el ojo seco, el glaucoma, la diabetes, la degeneración macular asociada a la edad (DMAE) cursan con un muy pronunciado estrés oxidativo, y por lo tanto se hace necesario reforzar tanto los mecanismos endógenos (enzimas antioxidantes, glutatión, ácido úrico,…), que luchan en contra del estrés oxidativo, como los de aporte exógeno (vitaminas antioxidantes, oligoelementos, flavonoides, carotenoides, ácidos grasos esenciales,…)

 

La dieta, una fuente de antioxidantes

Hoy la investigación señala con toda claridad que la intervención basada en la dieta mediante el aporte de determinados nutrientes con probada eficacia protectora, le permiten al médico intervenir para mitigar la mayor vulnerabilidad o indefensión de los pacientes, en paralelo al tratamiento específico de la enfermedad.

 

La Comisión Europea ha aprobado el uso de los efectos beneficiosos del DHA en el humano estipulando las cantidades diarias recomendadas para  cada indicación: funcionalismo visual, cerebral, cardíaco, recién nacidos, mujer embarazada y mujeres lactantes, presión arterial y mantenimiento de la cifra normal de triglicéridos: se señala que hay un papel bien establecido entre el DHA y el funcionalismo de la retina, y que por lo tanto existe una clara relación de causa y efecto entre el consumo de DHA y el mantenimiento de la visión normal. El panel también señala el papel bien establecido entre el DHA y el funcionalismo cerebral, y el beneficio fisiológico que aporta el consumo de DHA para el mantenimiento de una función cerebral normal. En ambos casos consideran que para poder hacer el reclamo en el prospecto del suplemento, éste debe aportar un mínimo de 250 mg de DHA al día, en una sola o más tomas. Igualmente se acepta el reclamo del uso del DHA como necesario para el mantenimiento de la concentración sanguínea normal de triglicéridos en el ayuno, aconsejando que para obtener efecto positivo hay que administrar un mínimo de 2 g de DHA al día. Ello no hace más que confirmar la importancia que tiene el DHA de la dieta en el humano para inducir el normal desarrollo de la función visual, cerebral e intelectual y su efecto reductor de la tasa de triglicéridos en la hipertrigliceridemia moderada (150-500 mg/dl) que puede llegar a ser de hasta un 30%.

 

 

SÍNDROME DEL OJO SECO

El Ojo seco es un Síndrome, con origen en causas múltiples: Hiposecretor: cuando la producción de lágrima es escasa: sea por envejecimiento, por causas farmacológicas (beta-bloqueantes y otros), por afectación auto-inmunitaria de las glándulas lagrimales, o por la influencia de algún déficit nutricional (avitaminosis A por ejemplo). Evaporativo: cuando hay evaporación acelerada de la lágrima, sea por una exposición excesiva de la superficie ocular, como ocurre en las parálisis faciales y en el uso intensivo de pantallas de ordenador, también en la exposición excesiva a factores medioambientales que favorecen la desecación (viento, aire acondicionado, calefacción), así como cuando la calidad del lípido producido en las glándulas de Meibomio de los párpados es escasa, como ocurre en la menopausia(ojo hormonal) debido al déficit androgénico, y también en la Disfunción Glandular Meibomiana (la blefaritis posterior). Después de la cirugía refractiva, los filetes nerviosos de la córnea quedan invalidados temporalmente, y por lo tanto, ésta pierde su capacidad de auto-regular la producción de lágrima que necesita. El Ojo Seco de tipo hormonal es el que tiene una mayor prevalencia; se calculan unos 3,2 millones de mujeres americanas por encima de los 50 años que lo padecen1. Las molestias derivadas de la sequedad ocular son vagas pero persistentes y muy molestas: picor, escozor, sensación de arenilla, pesadez de parpados, dolor, enrojecimiento conjuntival, visión borrosa,…

El tratamiento a aplicarse dependerá del tipo de sequedad que padezca el enfermo, y se debe adecuar a cada caso: eliminar los fármacos causantes de la sequedad, suministro de vitamina A, pautar lágrimas artificiales hidratantes-lubrificantes, taponar los orificios del drenaje lagrimal, uso de antiinflamatorios, masajes y limpieza de los párpados,…

Estudios clínicos realizados con AGPI Omega-3 en el Ojo seco evaporativo y en el Ojo Seco derivado de la cirugía refractiva

A lo largo del período 2012 a 2014 hemos patrocinado varios estudios clínicos en colectivos de pacientes con ojo seco por causas diversas que nos han permitido evidenciar los efecto beneficioso del triglicérido de DHA antioxidante en este colectivo. En todos los casos la suplementación se ha realizado con dosificaciones de entre 700 a 1000 mg/día.

  1. Pacientes con ojo seco en grado moderado (DESCARGAR ESTUDIO EN PDF)
  2. Estudio de intervención, no comparativo, realizado sobre 905 pacientes que padecen ojo seco moderado (DESCARGAR ESTUDIO EN PDF)
  3. Estudio de intervención, no comparativo, realizado sobre 1.419 pacientes que padecen ojo seco moderado (DESCARGAR ESTUDIO EN PDF)
  4. Estudio aleatorio y comparativo, de intervención en pacientes con glaucoma con síntomas de ojo seco derivadas del uso crónico de medicamentos antiglaucomatosos tópicos (DESCARGAR ESTUDIO EN PDF)
  5. Estudio abierto, no comparativo, realizado sobre 1.255 pacientes que padecen glaucoma y los síntomas de ojo seco se deriven del uso crónico de medicamentos antiglaucomatosos tópicos (DESCARGAR ESTUDIO EN PDF)
  6. Estudio comparativo, aleatorio, en usuarios intensivos de pantallas de ordenador (DESCARGAR ESTUDIO EN PDF)
  7. Estudio aleatorio, a doble ciego, de pacientes controlados con placebo que sufren blefaritis posterior con disfunción de las glándulas de Meibomio (DESCARGAR ESTUDIO A) (DESCARGAR ESTUDIO B)
  8. Estudio comparativo, aleatorio, de intervención para investigar la influencia de la suplementación con DHA en los Metabolómicos en pacientes con ojo seco (DESCARGAR ESTUDIO EN PDF)

 

EXPERIENCIA CLÍNICA CON EL TRIGLICÉRIDO DE DHA EN LA SEQUEDAD OCULAR

En todos los casos (estudios 1 a 5), tras 90 días de suplementación se obtienen efectos beneficiosos estadística y clínicamente significativos: con mejora de la estabilidad de la lágrima (Tiempo de Ruptura Lagrimal B.U.T.), mejora en el grado de hidratación de la superficie ocular (Test de Schrimer),  una reducción evidente y significativa de la sintomatología molesta de la sequedad ocular (Cuestionario validado OSDI), una reducción en la expresión de los marcadores inflamatorios (citoquinas) presentes en la lágrima refleja (Estudios 1 a 3), una mejora en el enrojecimiento del borde palpebral y en la calidad del lípido meibomiano a la expresión en los pacientes con disfunción meibomiana, y una mejora en la calidad de vida (Estudio 4).  Un estudio clínico (Estudio 5) de intervención en 905 pacientes diagnosticados de ojo seco, usuarios de lágrimas artificiales, pero que no alcanzaban la satisfacción plena, tras 90 días de suplementación se obtiene nuevamente una mejora significativa en todos los parámetros clínicos (BUT y T. Schirmer) y sintomatológicos (OSDI), así como una reducción en la frecuencia de instilación de la lágrima artificial. El nivel de satisfacción valorado por los pacientes y el oftalmólogo supera el 80% (satisfechos o muy satisfechos)3. Otros estudios realizados por otros investigadores con la suplementación de ácidos grasos omega-3 confirman nuestros resultados4. Queda bien patente que la dieta enriquecida con Triglicérido de DHA antioxidante aporta claros beneficios para ese colectivo de pacientes en los que las lágrimas artificiales no son suficientes para calmar sus molestias.

Estudio clínico realizado con AGPI Omega-3 (DHA+EPA) en un colectivo de pacientes sometidos a cirugía refractiva.

9. Pacientes con Ojo Seco derivado de la cirugía refractiva. (DESCARGAR ESTUDIO EN PDF)

En el grupo suplementados se observa un significativo mayor ritmo en la  cicatrización del epitelio corneal, un mejora significativa del B.U.T. y una significativa más rápida recuperación de la Agudeza Visual.

 

 

EXPERIENCIA CLÍNICA PROPIA EN EL GLAUCOMA CRÓNICO DE ÁNGULO ABIERTO

Se trata de una enfermedad neurodegenerativa a nivel de la cabeza del nervio óptico, que cursa con pérdida de axones o fibras ópticas de las células ganglionares de la retina, lo cual se manifiesta con excavación de la papila y con pérdidas progresivas del campo visual de predominio periférico. Es frecuente la elevación progresiva de la Presión intraocular (PIO) que supera los valores normales de 15 a 20 mmHg. El tratamiento se realiza escalonadamente, primero con fármacos antiglaucomatosos, y pasando posteriormente a técnicas quirúrgicas si la farmacología no permite controlar la PIO: trabeculectomía con láser, Trabeculoplastia (cirugía filtrante) o implantes valvulados para favorecer el drenaje subcojuntival del humor acuoso. La investigación más reciente pone de manifiesto un grave problema oxidativo en este grupo de población (Glaucoma Primario y Glaucoma Exfoliativo). Cuando se comparan los niveles de glutatión (proteína antioxidante) plasmáticos y en humor acuoso de éstos sujetos con los de la población normal se aprecian unos niveles significativamente reducidos, así como unos niveles significativamente elevados de peroxidación de los lípidos plasmáticos y del humor acuoso. Se piensa en un más que probable origen genético-metabólico. Esto explicaría el porqué este grupo de población se encuentra sometido a una prevalencia mayor de sufrir trastornos cardiovasculares (Trombosis, Infarto Agudo Miocérdico, etc). El elevado estrés oxidativo favorece la lesión de las células endoteliales y esclerosis de los vasos sanguíneos. La afectación ocular a nivel de las células endoteliales que tapizan el trabéculo (vías de drenaje del humor acuoso), sería la causa del entorpecimiento en el drenaje de salida del humor acuoso, que se acumula dentro del segmento anterior del ojo ocasionando el aumento en la PIO.

La mayoría de pacientes con Glaucoma Crónico acaban desarrollando una alteración en la superficie ocular, debido al uso crónico de los antiglaucomatosos tópicos. La sequedad ocular favorece la mala tolerancia a los antiglaucomatosos y una mala cumplimentación del tratamiento, que puede dificultar la obtención del buen control de la PIO.

Hemos realizado un estudio clínico prospectivo abierto, de intervención, no comparativo y multicéntrico que ha reclutado 1255 pacientes glaucomatosos con sequedad ocular derivada del uso de los hipotensores5. Tras la administración de 3 cápsulas de BRUDYPIO al día durante 90 días, hemos podido apreciar una mejora altamente significativa (P<001) de todos los síntomas subjetivos de sequedad: picor, escozor, sensación de arenilla, dolor, hiperemia, visión borrosa, sensación de roce y de pesadez palpebral, así como una mejora significativa de todos los signos objetivos analizados: Oxford, BUT y Schirmer . Incluso hay una leve, pero significativa reducción en el nivel de la PIO (P<0.01), posiblemente relacionado con una mejora en la cumplimentación del tratamiento hipotensor (por mejor tolerancia tópica al mismo). Un 82% de los pacientes refieren estar satisfechos (60%)o muy satisfechos (21,9%), frente a un 18% de insatisfechos. Un 88% de los oftalmólogos refieren una mejoría (56,4%) o una gran mejoría (31,3%), frente a un 12% que no aprecian ninguna mejoría. En un estudio clínico previo con una muestra más reducida de este mismo colectivo, pudimos comprobar resultados equivalentes, así como una reducción significativa en los niveles de citoquinas presentes en la lágrima comparando los niveles previos a la suplementación y los obtenidos tras un período de 90 días de suplementación con 3 cápsulas al día (1g/día de DHA)6. Ello pone de manifiesto un real efecto antiinflamatorio del DHA en la superficie ocular.

Por otro lado,  la suplementación a largo plazo (24 meses) con Triglicérido de DHA antioxidante (3 cápsulas /día; 1g/día de DHA) en pacientes diabéticos adultos afectados de Edema Macular Diabético, ha puesto de manifiesto un significativo aumento de la Capacidad Antioxidante Total solamente en el grupo suplementado7. Ello indica una mejora significativa de la protección oxidativa en ese grupo de sujetos. La mayor vulnerabilidad oxidativa en los pacientes glaucomatosos podría beneficiarse de este efecto antioxidante aportado por la suplementación con DHA reduciendo el ritmo de la esclerosis (envejecimiento) trabecular y la elevación de la PIO.

 

EXPERIENCIA CLÍNICA EN RETINA DIABÉTICA

Para certificar que el efecto antiinflamatorio de la Tridocosahexaenoina-AOX® también se produce a nivel de la retina y la mácula humana, hemos realizado un estudio randomizado y controlado a ciego simple, a dos años de seguimiento, para verificar la efectividad del Ranibizumab intravítreo combinado con un suplemento dietético rico en triglicérido de Ácido Docosahexaenoico (DHA) más antioxidantes en 62 pacientes afectos de Edema Macular Diabético.

El Ranibizumab es un anticuerpo momoclonal dirigido a destruir el Factor de Crecimiento Endotelial Vascular (VEGF).

A uno de los dos grupos de la aleatorización (50%) se les administran 3 cápsulas al día de BRUDYRETINA (350mg x 3 = 1050mg de DHA) a lo largo de los 2 años de seguimiento.

Se aprecia que a 24 meses, la diferencia entre grupos en la reducción del Grosor Macular Central (medido con OCT) ha sido significativo, a favor del grupo suplementado con DHA, ya desde el primer mes y hasta el período total de 24 meses (Intérvalo de Confianza  del 95% de la diferencia 7.20 – 97.656; P=0.024), a pesar de que la mejora en la agudeza visual mejor corregida medida con el optotipo de letras del Early Treatment Diabetic Retinopathy Study no alcanza la significación estadística (Intervalo de Confianza del 95% -0.22 – 7.09, P<0.066).  A 24 meses, las ganancias >5 y a >10 letras fueron significativamente mayores en el grupo de suplementación con DHA en comparación con los controles cuando se compararon las visiones del peor y del mejor ojo, pero no se hallaron otras diferencias a 12 y a 24 meses. Se concluye que la combinación del Ranibizumab intravítreo con la suplementación a base de DHA reduce el grosor macular central después de 2 años de seguimiento en comparación con el Ranibizumab solo en pacientes con edema macular diabético. Esta mejora anatómica se acompaña de una tendencia hacia una mejora de la visión.

Leer estudio original

María Lafuente, et al; Combined intravitreal Ranibizumab and oral supplementation with Docosahexaenoic acid and antioxidants for Diabetic Macular Edema: two-year randomized single-blind controlled trial results. Retina. 2016 Oct 26. [Epub ahead of print]

 

Triglicérido de DHA (Tridocosahexaenoina-AOX®) en el Trastorno de la Atención con y sin hiperactividad (TDA/H)

Éste trastorno, en sus diversas formas, tiene una elevada prevalencia entre la población pediátrica (5 al 7%), lo cual puede favorecer un bajo rendimiento escolar, a parte de generar tensiones familiares y minar la autoestima del niño. Mientras que en los varones es tres veces más frecuente que en niñas, en éstos predomina el subtipo compuesto con dificultades en la atención acompañado de hiperactividad e impulsividad, mientras que en las niñas predomina el subtipo con déficit en la atención puro. En su origen multifactorial se baraja la participación de los aspectos pre y perinatales relacionados con el bajo aporte de ciertos nutrientes esenciales para el neuro-desarrollo fetal y postnatal, que se manifestaría con una alteración en la conformación de los fosfolípidos de la membrana neuronal y/o en el metabolismo de los neurotransmisores8. El ácido docosahexaenoico (DHA) es un ácido graso poliinsaturado Omega-3 de cadena larga, un nutriente esencial para el humano, necesario para la maduración y el correcto desarrollo cognitivo y visual9, así como para el normal funcionalismo cerebral10. La elevada concentración de DHA en los fosfolípidos de las membranas neuronales les confiere flexibilidad, fluidez y permeabilidad en base a los 6 dobles enlaces presentes en cada una de sus moléculas; ello influye en las neuronas, en la transducción de las señales sinápticas y en el metabolismo de los neurotransmisores11. Su déficit ocasionaría anomalías en los sistemas que modulan la atención, la motivación y la emoción, que condicionan la conducta humana12. Hay estudios que han detectado que algunos grupos de niños con bajo rendimiento escolar mejoran su capacidad de lectura y de comportamiento tras un período de suplementación con DHA13; también se ha detectado que hay correlación entre TDAH y niveles bajos de DHA en membrana neuronal y del eritrocito14, 15, 16,  y que la suplementación oral consigue elevar los niveles de DHA en las membranas17 y que ese incremento se acompaña de una mejora en el comportamiento, en la atención, en la alfabetización18, y en la baja emotividad15. En los estudios clínicos existentes hay grupos de niños que responden bien a la suplementación, con mejoras significativas en la atención, la hiperactividad, la impulsividad y el comportamiento19, 20, 21, incluso en algunos niños con mala respuesta al metilfenidato22, también hay grupos de niños con baja respuesta. Hay que tener en cuenta que el tratamiento del TDAH es multimodal, y está basado principalmente en la intervención psicológica, psicopedagógica y farmacológica.

 

BRUDY ha puesto en el mercado dos productos de alta concentración de triglicérido de DHA (tridocosahexenoina-AOX®), sin vitaminas ni minerales) para facilitar la suplementación a niños/as con TDA/H. BRUDYNEN EMULSIÓN (Alimento Dietético Para Usos Médicos Especiales) en caja de 30 sobres bebibles con 1g de TG-DHA por sobre, pensado para niños que todavía no capaces de tragar cápsulas, con sabor a plátano y edulcorado con fructosa (apto para intolerantes al gluten y a la lactosa). Es un producto cuya administración requiere prescripción y supervisión médica. Y otro producto, BRUDY PLUS (Complemento Alimenticio) en envase de 90 cápsulas, con 350 mg de TG-DHA por cápsula, para niños que si son capaces de tragar cápsulas. Estamos ultimando el protocolo para la realización de un estudio clínico en 72 niños con TDAH, en un gran hospital del país para evaluar la eficacia de nuestra molécula. Su desarrollo está previsto para el 2016.

 

 

Referencias bibliográficas:

  1. Oleñik A, et al; A randomized, double-masked study to evaluate the effect of omega-3 fatty acids supplementation in meibomian gland dysfunction; Clinical Interventions in Aging 2013:8 1133–1138
  2. Oleñik A, et al; Benefits of omega-3 fatty acid dietary supplementation on health related quality of life in patients with meibomian gland dysfunction; Clin Ophthalmology 2014; 8:831-836
  3. Oleñik A, et al; Effectiveness and tolerability of dietary supplementation with a combination of omega-3 polyunsaturated fatty acids and antioxidants in the treatment of dry eye symptoms: results of a prospective study; Clinical Ophthalmology 2014:8 169–176
  4. Haleh Kangari, et al; Short-term Consumption of Oral Omega-3 and Dry Eye Syndrome; Ophthalmology 2013;120:2191-2196
  5. Tellez-Vazquez Jeús; Omega-3 Fatty Acids Supplementation Improves Dry Eye Symptoms in Glaucoma Patients: Results of a Prospective Multicenter Study; Sent for publication to Journal of Glaucoma 2015
  6. Galbis-Estrada C, et al; Patients undergoing long-term treatment with antihypertensive eye drops responded positively with respect to their ocular surface disorder
    to oral supplementation with antioxidants and essential fatty acids; Clinical Interventions in Aging 2013:8 711–719
  7. Lafuente M, et al; Tratamiento del Edema Macular Diabético con inyecciones intravítreas de Ranibizumab en régimen PRN mensual estricto. Influencia de la suplementación con DHA de alta concentración. Resultados a 24 meses; Congreso de la Sociedad Española de Retina y Vítreo, Madrid., 6 de Marzo 2015; Publicación pendiente.
  8. Schuchard JP, et al; Significance of long-chain polyunsaturated fatty acids (PUFAs) for the development and behaviour of children; Eur J Pediatr (2010) 169:149–164
  9. Birch EE, et al; The DIAMOND (DHA Intake And Measurement Of Neural Development) Study: a double-masked, randomized controlled clinical trial of the maturation of infant visual acuity as a function of the dietary level of docosahexaenoic acid; Am J Clin Nutr 2010;91:848–59
  10. Diario Oficial de la Unión Europea; Reglamento (UE) Nº 440/2011 de 6 de Mayo , 2011 y Nº 432/2012 de 16 de Mayo 2012 por el que se establece la lista de declaraciones autorizadas de propiedades saludables de los alimentos.
  11. Ramakrishnan U, et al; Role of docosahexaenoic acid in maternal and child mental health; Am J Clin Nutr 2009;89 (Suppl): 958S-62S
  12. McNamara RK, et al; Docosahexaenoic acid supplementation increases prefrontal cortex activation during sustained attention in healthy boys: a placebo-controlled, dose-ranging, functional magnetic resonance Imaging; Am J Clin Nutr 2010; 91:1060-7
  13. Alexandra J Richardson, et al; Docosahexaenoic Acid for Reading, Cognition and Behavior in Children Aged 7–9 Years: A Randomized, Controlled Trial (The DOLAB Study); PLOS One 2012;7(9):e43909. doi: 10.1371/journal.pone.0043909. Epub 2012 Sep 6.
  14. Caryl J Antalis, et al; Omega-3 fatty acid status in attention-deficit/hyperactivity disorder; Prostaglandins, Leukotrienes and Essential Fatty Acids 2006; 75: 299–308
  15. Gow RV, et al; Omega-3 fatty acids are inversely related to callous and unemotional traits in adolescent boys with attention deficit hyperactivity disorder; Prostaglandins, Leukotrienes and Essential Fatty Acids 2013; 88(6):411-8
  16. Antalis CJ, et al; Omega-3 fatty acid status in attenttion-deficit/hyperactivity disorder; Prostaglandins Leukotrienes and EssentialFatty Acids 2006; 75:299-308
  17. Estudio de dosis-respuesta en membrana de eritrocito tras 30 días de administración repetida en 44 voluntarios. Grupo Consolidado “Transporte y vehiculación de fármacos” (2009 SGR-367). Departamento de Bioquímica y Biología Molecular, Universidad de Barcelona.
  18. Milte CM, et al; Increased erithrocyte eicosapentaenoic acida and docosahexaenoic acid are associated with improved attention and behavior in children with ADHD in a randomized controlled three-way crossover trial; J Atten Disord 2013, Nov 8 (Epub ahead of print)
  19. Milte CM, et al; Eicosapentaenoic and docosahexaenoic acids, cognition, and behavior in children with attention-deficit/hyperactivity disorder: A randomized controlled trial; Nutrition 2012;28:670-677
  20. Sinn N, et al; Effect of supplementation with polyunsaturated fatty acids and micronutrients on learning and behavior problems associated with child ADHD; J Dev Behav Pediatr 2007; 28:82-91
  21. Johnson M, et al; Omega-3/Omega-6 fatty acids for attention deficit hyperactivity disorder. A randomized placebo-controlled trial in children and adolescents; J of Att Dis 2009; 12(5):394-401
  22. Perera H, et al; Combined n-3 and n-6 supplementation in children with Attention-deficit Hyperactivity Disorder (ADHD) refractory to Methylphenidate treatment: A double-blind, placebo-controlled study; J Child Neurol 2012; 27(6):747-5

© 2015-2017 Brudylab  |  Riera de Sant Miquel, 3, 2º 4ª - 08006 Barcelona - Tel. 93 217 03 66  |  info@brudylab.com  |  Aviso LegalCookies  |  Política de calidad